The Chess Variant Pages Menu



NOTICE: This site has moved to a new server. If you are reading this, you are on the site through the new server.



JUEGOS HERALDICOS DE AJEDREZ
CON
NAIPES Y DADOS

Modest Solans


Dedicatoria:

A los amantes del ajedrez
y en particular
a todos aquellos a quienes
gustandoles no se atreven a jugarlo


Este
juego infinito,
que atraviesa iluminando
la historia de la humanidad,
ha recorrido su mismo camino:
desde las brumas del mito
a la calculada soledad
de las computadoras;
y, como el hombre,
ha gozado y sufrido
disminuciones y desarrollos,
y tambien legislaciones sucesivas.

Dios mueve al jugador y este, la pieza.
Que dios detras de Dios la trama empieza?

Jorge Luis Borges
"Ajedrez"

Desde el comienzo existe un juego de posibilidades y de probabilidades, de buena y de mala suerte, que aparece en todos los hilos de su trama y hace que de todas las ramas de la actividad humana sea la guerra la que mas se asemeje a un juego de naipes.

Carl von Clausewitz
"De la guerra (Libro I)"

Breiskol dice que se corresponden entre si los juegos del ajedrez y de los naipes. En su concepto los naipes no conservaron mas que la mitad de las piezas del otro juego, que son: rey, general, elefante, caballo, dromedario, peon, convirtiendo los peones en cartas sencillas de numero progresivo.

Cesare Cantu
"Historia Universal"


POR UNOS JUEGOS DE AJEDREZ REUNIDOS

Es un accidente que dentro
del desarrollo del ajedrez ordinario
hayamos distraido nuestra atencion,
por un milenio, algo mas que suficiente,
de otras variedades de ajedrez.
En tiempos venideros
el Ajedrez Ordinario recalara
naturalmente a su sitio logico
de una especie particular de ajedrez
en medio de infinidad de otros.

Thomas Rayner Dawson
"The Chess Amateur"

El rey de los juegos, y en otro tiempo, el juego de los reyes, de puro prestigio intelectual -sobre todo en Occidente- ha ido dejando de ser un juego para convertirse en, digamoslo asi, otra cosa. Lo cual, si bien se mira, priva de hecho a la mayoria de las gentes del disfrute de una de las grandes creaciones del espiritu. Pero la pregunta: "Echamos una partida de ajedrez?" tiene centenares de respuestas posibles si se dispone de los elementos necesarios. Algunas de esas respuestas permiten disfrutar de unos juegos tan divertidos como el que mas, y de gran belleza. En ellos -y sin que la inteligencia estrategica tenga que renunciar a pisar firme sobre el tablero- la intervencion, graduable, del azar da alas al riesgo y a la audacia, inseparables de todo juego que se precie de tal.

HERALDICA APLICADA

Scuta lectissimis coloribus distinguunt

Tacitus
"De moribus Germanorum"

La heraldica se ha asociado en ocasiones al ajedrez, si bien siempre con caracter ornamental o de referencia y evocacion historicas. Aqui se propone su uso y se reclama su funcionalidad originaria -un sistema de signos "en", de "insignias" o de "ense~nas"; una lengua, en fin- que se aplica a individualizar, con un efecto nuevo, las piezas de aquellos juegos llamados de mesa que simulan o reproducen un combate estrategico, y en particular del mas ilustre y difundido de todos ellos, el ajedrez, en cualquiera de sus variantes, conocidas o por conocer, de manera que la se~nalizacion de las fichas remite a unos naipes (o a unos dados), cuya tenencia (o posicion de caida de los dados) condiciona en mayor o menor medida el juego de las piezas y su suerte sobre el campo.

JUGAR CON NAIPES

Todo juego se rige por unas reglas comunmente aceptadas, reglas que, antes de comenzar la partida, en cualquier momento pueden ser variadas de mutuo acuerdo por los jugadores. Por otra parte, el encuentro de estos dos juegos, el de naipes y el de piezas, con tanta historia y variaciones en su practica cada uno, permite tal cantidad de modalidades de juego que las que aqui se dan son solamente indicativas -y susceptibles de cambio, como otras que se prefieran entre las posibles y asi se convengan. La baraja-tipo se compone de sesenta y cuatro naipes (cada pieza esta representada en cuatro naipes) y ocho comodines de uso opcional. Se deja a criterio de los jugadores a~nadir una segunda baraja. Por un lado, el aumento de naipes ensancha la incertidumbre; por otro, evita tener que barajar de nuevo si la partida se prolonga.

Jugando a carta robada

Esta es la forma mas sencilla de jugar con naipes, y, aunque aparentemente sin mucho interes, puede resultar util para el aprendizaje, los solitarios e incluso para alguna modalidad de juego forzado a carta robada. En cada turno, el jugador roba una carta y tiene que mover la pieza en ella representada. Si no puede moverla o ya no dispone de ella, el turno pasa al otro jugador. El enroque es jugada de Rey. El principal inconveniente de este sistema estriba en que en las primeras jugadas, si se juega con la posicion inicial establecida actualmente, hay muchas piezas inmovilizadas. Puede agilizarse el comienzo acordando colocacion libre de las piezas o situando, antes de empezar, todos los peones o alguno de ellos en la tercera linea.

Con cartas en mano

Al comenzar la partida, se reparten cartas (se recomienda un minimo de seis y un maximo de dieciseis por jugador) y se dejan las restantes sobre la mesa para ir robando o, en su caso, reponer los descartes. A la vista de sus naipes, el jugador a quien corresponda la salida decide que pieza, de las representadas en las cartas de que dispone, desea mover. Pone la carta boca arriba sobre la mesa, mueve la pieza representada, roba una carta y pasa el turno. El otro jugador hace lo propio y asi sucesivamente, hasta que uno de los contendientes logre la captura o rendicion del Rey adversario. Si en el transcurso del juego y como consecuencia de la sucesiva perdida de piezas, un jugador no tiene en su mano naipe que le permita mover ficha, debera desprenderse de una carta cualquiera, pasar el turno sin mover y robar otro naipe. Ante esta eventualidad, que puede darse con alguna frecuencia si la partida resulta disputada y se alarga, se sugiere que se acuerden, siempre antes del inicio del juego, normas concretas, como el descarte y reposicion de varios naipes, con o sin perdida de la vez u otras reglas que se convengan. Si se agotan las cartas a robar, se procederaa a barajar de nuevo y a continuar el juego.

Dos jugadas por cada carta

Otra forma interesante de jugar al ajedrez con naipes es igual en todo a la expuesta, con la salvedad de que cada naipe permite mover dos veces la pieza que representa. Para el primer movimiento el jugador pondra boca arriba la carta de la pieza a mover en una zona predeterminada de la mesa para cada contendiente, y para efectuar el segundo movimiento -que podra demorarse hasta el turno de juego que estime conveniente- la depositara en la zona determinada para los descartes comunes. En esta modalidad solo se roba al desprenderse definitivamente del naipe, esto es, tras el segundo movimiento. Dos variantes mas se pueden practicar -y no queremos ser prolijos en la enumeracion de posibilidades- si, jugando como ya se ha dicho, en lugar de robar carta al desprenderse de una, se aplaza la reposicion de naipes al momento en que se agotan todos. Otras modalidades son posibles estableciendo descartes multiples en cualquier momento del juego, de mutuo acuerdo o a peticion de uno de los jugadores, con o sin perdida del turno, etc.

Estrategias libres

Si se conviene en situar las piezas sobre el tablero tras el reparto de las cartas, cada jugador podra disponer sus fuerzas de acuerdo con una estrategia basada en los naipes que le hayan correspondido y cada partida sera una batalla distinta, incluso antes del primer movimiento. La colocacion de las piezas debera hacerse por turnos, si se realiza a la vista de ambos jugadores, o mediante un separador que impida ver el despliegue que prepara el contrincante (movilizacion secreta).

Juegos forzados y mixtos

Todas las modalidades descritas, y otras posibles, pueden practicarse estableciendo, cada equis movimientos, uno o varios turnos de juego libre. Y viceversa, jugando basicamente en la forma ordinaria. Todavia resulta mas interesante, por imprevisible, que sea el azar el que, por algun procedimiento, imponga la obligacion; o el rival, disponiendo ambos jugadores de un cupo de mandatos por cada partida para forzar al adversario a jugar usando un naipe o, en su caso, lanzando los dados. Un curioso sistema mixto es el que podriamos llamar de liberacion progresiva. Consiste en que una pieza se puede jugar libremente a partir del momento en que se posee una carta representante, dos o las que se establezcan antes de comenzar la partida. La pieza "liberada" debera marcarse (o desmarcarse, si se usan insignias desmontables) de alguna forma, por ejemplo con adhesivos de quita y pon, para indicar que ya juega libremente. Otra forma de jugar es la que denominamos con naipe de combate. Los trebejos se mueven libremente, pero es necesario disponer de naipe-representante para poder efectuar una captura con determinada pieza. Para ello, el jugador se desprende del naipe, mostrandolo, y roba otro del mazo.

JUEGOS NO HERALDICOS CON NAIPES O DADOS

Empleando sets de piezas ordinarias -sin individualizar- tambien puede jugarse con naipes y dados: cualquier naipe de Peon representa a cualquiera de los ocho Peones, una carta de Caballo a este o a aquel Caballo, etc. De parecida manera se juega ajedrez con dados en la India desde tiempo inmemorial.

JUGAR CON DADOS

Una mayor intervencion del azar puede conseguirse jugando con dados. Ya los antiguos hindues practicaban el juego llamado Chaturanga -una variante primitiva, o quizas el ajedrez originario, para cuatro jugadores- utilizando dados alargados para mover las piezas. Y en el codice miniado "Libro de los Juegos de Ajedrez, Dados y Tablas" (Sevilla, 1283), del rey Alfonso X el Sabio, se da cuenta del uso de dados de ocho y siete llanas para jugar al Grande Acedrex -semejante al conocido como Ajedrez de Tamerlan- y Acedrex de las Diez Casas, respectivamente, para que con su utilizacion se juegue mas "ayna", es decir, mas deprisa y mas facil. Aqui se propone el empleo, no de dados con numeros o incisiones en sus diversas caras y en proporciones aproximadas de representacion pieza-dado, como en aquellos, sino de dados en cuyas caras esten representadas todas las piezas en juego, en proporcion exacta e individualizadas. La singularizacion de las piezas ­especialmente con campos heraldicos monocolores sin carga, como en esta edicion­ y su representacion en los naipes es aplicable a los dados, sustituyendo las cartulinas por las caras o llanas de estos, si bien el numero limitado de poliedros regulares existentes, cinco, va a condicionar las posibilidades, en relacion al ajedrez actual de dieciseis trebejos por bando. Entendemos que deben desecharse, en la practica, los dados de cuatro caras o tetraedros por su excesiva angulosidad y casi nula capacidad para rodar, asi como por necesitarse en numero de cuatro. El juego completo de dados se compone, pues, de un icosaedro, dos dodecaedros, tres hexaedros y dos octaedros, pudiendose practicar, usandolos en distintas combinaciones, numerosas variaciones, asi como sistemas mixtos con o sin naipes, juegos forzados, juegos con dado de combate, etc. (En esta segunda edicion solo se incluyen los tres dados cubicos).

Algunas modalidades

Si nos decidimos por el icosaedro, disponemos de veinte caras triangulares, con lo que, una vez representadas las dieciseis piezas, nos sobran cuatro llanas que podemos convenir en usar como comodines que sirvan para mover cualquier pieza a libre eleccion del jugador. Otra posibilidad consiste en usar dos octaedros, uno para las ocho piezas mayores y otro para los peones, por ejemplo. Lanzados los dados, el jugador elige cual de las dos piezas representadas quiere mover. O bien, si se conviene en jugar dos piezas por turno, y se dispone de ellas sobre el tablero, mover ambas (una aplicacion de la manera marsellesa de Albert Fortis). La utilizacion de dos dodecaedros permite jugar como con los octaedros y deja, ademas, cuatro caras libres por dado, que ocupamos con comodines, pudiendo establecerse movimiento libre con la aparicion de dos comodines o de uno solo. En las dieciocho caras de los tres hexaedros figuran las dieciseis piezas y dos comodines. La forma de jugar con los tres dados cubicos, como puede deducirse, es semejante a la expuesta para los octaedros y dodecaedros.

VARIACIONES SOBRE LAS PIEZAS

A mediodia, el Rey vistio su armadura
y coloco a sus hombres en cuatro cuerpos
o escuadrones, lo que contribuyo a la victoria.

Jose Maria Lacarra
"Alfonso el Batallador"

REY BATALLADOR

El Rey Batallador mueve y captura a cualquier distancia del tablero en diagonal, vertical u horizontal; es decir, como lo viene haciendo desde finales del siglo XV la Dama o Reina -pieza hasta entonces llamada Alfferza, Alferez o Portaestandarte, que andaba paso a paso en diagonal. Obviamente, a este Rey, tan rapido y fuerte, hay que imponerle alguna limitacion sobre el tablero, pues de no hacerse asi resultaria practicamente invulnerable. Al recibir jaque, el Rey Batallador, para rehuirlo, solo puede mover a un paso o casilla en cualquier direccion, como el Rey Clasico, excepto si decide tomar por si mismo pieza, ya sea aquella que le amenaza u otra. En todo caso, en su siguiente turno de juego, recupera toda su fuerza de desplazamiento y de ataque; siempre, claro esta, que no haya recibido un nuevo jaque. Tal limitacion es innecesaria, y por tanto opcional, cuando se juega con naipes o dados. Adviertase igualmente que, jugando con naipes, el jugador cuyo Rey, Clasico o Batallador, recibe jaque, puede -arriesgando mucho, y mas si se juega con comodines, o haciendo de su necesidad audacia- sostener la amenaza especulando con la posibilidad de que se trate de un farol y su oponente no disponga de la carta necesaria para ejecutar la jugada de mate. Incluso se puede ganar -y desde luego perder- Rey contra Rey, frente a frente.

ALFILES Y TORRES MANIOBRAN

Ejnar Kristensen propuso en 1948 variar el movimiento del Alfil de manera que este pueda desplazarse, sin captura, a un cuadro contiguo en derecho, maniobra que constituye una jugada y que permite al Alfil jugar por todas las diagonales del tablero. Hemos probado esta variacion, interesante en si misma, en el ajedrez con naipes y dados, y no dudamos en recomendarla, pues agiliza en mucho el juego de esta pieza, al tiempo que aumenta su potencia. Esta capacidad de maniobra sin captura puede hacerse extensiva a la Torre respecto a las casillas diagonales adyacentes.

MOVILIDAD DEL PEON

En cuanto al Peon, y para evitar su inmovilizacion, entendemos que se le debe de facultar para andar y capturar como lo hace en la actualidad y, ademas, para desplazarse libremente a las dos casillas que ahora solo puede ocupar mediante captura. Yendo un poco mas lejos, proponemos que el Peon mueva a un paso en cualquier direccion y tome pieza en diagonal. Si se opta por esta variacion, es posible prescindir de su coronacion o transformacion en otra pieza al alcanzar la octava horizontal, pues su movimiento en todas las direcciones le permite seguir jugando como tal. Asimismo, su doble paso al frente en la columna es facultativo en todo momento desde cualquier casilla de las lineas primera y segunda de su campo, aunque haya movido con anterioridad; como lo es en consecuencia su captura al paso por un peon enemigo en la jugada inmediata posterior.

CABALLERIA LIGERA

El siempre peligroso Caballo se convierte en una pieza temible -mas temible!- si se acuerda a~nadir a su peculiar movimiento el de desplazarse, sin captura y sin salto, a cualquier distancia tanto en derecho como en diagonal: una verdadera caballeria ligera.
=====================================
Y siempre y siempre y otra vez,
como los heroes aquellos del Walhalla,
al tablero regresan las piezas de ajedrez
a revivir nuevamente en la batalla.
=======================================

Pie de Imprenta:

En edicion trilingue Espa~nol-Ingles-Frances,
estas paginas son un resumen
-suficiente como instrucciones de juego-
de: "Juegos de ajedrez con naipes y dados",
de varios articulos aparecidos en la revista "Wadi-as"
y especialmente de "Rey Batallador
y otros juegos de ajedrez con Naipes y Dados"

La ilustracion del Rey Batallador
que aparece en el original corresponde a la estatua
de Alfonso I, el Batallador
rey de Navarra y de Aragon (? - 1134)
obra de Jose Bueno,
que preside el Parque de Zaragoza.

Original Impreso en Espa~na - Imprenta San Jose (Guadix)
Deposito Legal: GR-979-1994
Copyright 1993, by Modest Solans Mur
Dr. Oliva, 9
18500 Guadix, Granada, ESPA~NA

Website: http://www.ajedrez-rey-batallador.com/

Under Berna and Universal Copyright Conventions

Asimismo, "Rey Batallador" es Marca Registrada en Espa~na


WWW page created: July 15, 1996. Last modified: April 7, 1998.